Minería de criptomonedas, ¿un negocio rentable?

Minería de criptomonedas, ¿un negocio rentable?

Tabla de Contenido


La minería de criptomonedas puede llegar a ser un negocio rentable; aunque para lograr esto es necesario tener en cuenta una serie de elementos que explicaremos en este artículo. Una primera idea es que la rentabilidad debe llegar a mediano o largo plazo, ya que las inversiones iniciales en el equipamiento tienden a ser elevadas. A esto hay que añadir el gasto por el alto consumo energético del hardware. No obstante, el mercado de las criptomonedas continúa creciendo y diversificándose, además, para el inversor existen diferentes herramientas que ayudan a determinar la rentabilidad de cada proyecto, sobre las que también te contaremos en nuestro análisis.

¿Qué es la minería de criptomonedas?

Antes de explicar el concepto técnico, realicemos una analogía con la minería tradicional del oro. En este proceso, los mineros utilizan equipos pesados para remover la tierra, luego se trabaja la tierra extraída para obtener oro con el que se pagan los costos de explotación y les queda la ganancia. En la minería de criptomonedas sucede lo mismo, solo que las maquinarias aquí son potentísimos equipos informáticos, capaces de realizar cálculos computacionales muy complicados. Con los ingresos obtenidos, los mineros pagan su costoso equipamiento y les queda un margen de ganancias.

La minería de criptomonedas es el proceso mediante el cual las transacciones entre usuarios se verifican y, luego, se añaden al blockchain; además, con la minería también se introducen nuevas criptomonedas en el total circulante. La minería es un proceso clave, porque es el que posibilita que las criptodivisas se mantengan como una red descentralizada, sin necesidad de recurrir a una autoridad central reguladora. Todas las operaciones realizadas son comprobadas por los propios usuarios y así se evita que alguien utilice la misma cantidad de criptomonedas en más de una ocasión o que trate de introducir criptodivisas falsas en el mercado.

Los que realizan este proceso son llamados “mineros” y necesitan utilizar potentes hardware para encontrar la solución a problemas matemáticos muy complejos. El que primero resuelva dicho problema, entonces la transacción queda verificada, se agrega al blockchain y ese minero recibe una compensación económica. Esta recompensa puede ser por dos elementos: por cada bloque de la cadena minado o una comisión por cada transacción realizada, ya que el emisor de la criptomoneda debe pagar al minero una compensación por el uso de su equipamiento.

¿Cómo funciona la minería de criptomonedas?

El proceso de la minería puede dividirse en ocho pasos. Cada usuario que interviene en el blockchain cuenta con una dirección pública, conocida como monedero. Estas direcciones tienen asociadas una clave privada y solo el titular de dicha clave puede efectuar transacciones.

Entonces, los mineros realizan una recopilación de las solicitudes de transacciones válidas de los usuarios y, a continuación, comienzan a verificar los datos de estas solicitudes. El proceso de verificación contempla, inicialmente, que en el monedero el usuario cuenta con la cantidad de criptomoneda suficiente. Para saber esto, el minero revisa la copia del blockchain que guarda en su computador, donde están registrados todos los movimientos. Si lo lleváramos a la vida financiera común, entonces el minero sería el cajero del banco tradicional que revisa los cheques y solo cuando comprueba que existen fondos suficientes y que las firmas están correctas procede a permitir la ejecución de la operación.

Si todos los datos de la transacción están correctos, el minero añade esa operación a su bloque de transacciones. Aquí comienza una fortísima competencia, en la que los mineros, con sus potentes hardware, tratan de resolver el problema matemático que valide la transacción. El objetivo de los mineros competidores es encontrar el valor “nonce”. Este es un número que resuelve el problema.

El valor “nonce” forma parte de lo que se conoce como firma digital. Esta contiene tres elementos: la firma digital del bloque anterior, la lista de las transacciones que han sido validadas a partir del bloque anterior y, por último, el valor “nonce”.

Las firmas digitales trabajan a través de las funciones “hash”, que son ecuaciones matemáticas complejísimas. Todos los mineros que intervienen en la competencia conocen las dos primeras partes de la firma digital, pero solo el que cuente con el mejor hardware será capaz de llegar al valor “nonce”. El que descubra ese valor completará la firma digital exacta del nuevo bloque. Si la mayoría de los mineros considera correcta la solución, entonces el bloque se añadirá al blockchain y el minero ganador de la competencia recibirá una recompensa económica.

Después de cada transacción validada, el sistema se autoajustará para evitar que los bloques se completen o bien muy rápido o lento, para así facilitar o complejizar a los mineros la resolución del valor “nonce”. Por ejemplo, si el minero ganador de la transacción anterior llegó al valor “nonce” en 20 segundos, que es menos tiempo del habitual, en el siguiente bloque crecerá la dificultad de la minería. Por el contrario, si el minero triunfador tardó más, en la siguiente transacción el protocolo será menos complicado.

¿Cuántas modalidades de minería existen?

Existen diferentes tipos de minería. Por ejemplo, está la minería con tarjetas gráficas (GPU), la de los chips ASIC y la que se realiza en la nube.

La minería GPU continúa siendo muy utilizada. Consiste en utilizar la potencia de las tarjetas de vídeo para realizar el minado de criptomonedas. A la hora de seleccionar la tarjeta de vídeo más conveniente es necesario tener en cuenta al menos tres elementos: la criptomoneda que se vaya a minar, el precio combinado con rendimiento de esa tarjeta y su consumo eléctrico. Además, es necesario valorar que hay marcas que funcionan mejor con algunas criptomonedas. Por ejemplo, las tarjetas Radeon son más rápidas para resolver el algoritmo ethash que tienen criptomonedas como el Ethereum; mientras, las tarjetas Nvidia son más eficientes en el minado de Bitcoin.

La minería ASIC está basada en los chips de circuito integrado para aplicaciones específicas. Estos chips fueron diseñados exclusivamente para minar criptomonedas. Son más costosos (los precios oscilan entre 3000 y 20 000 Euros), consumen muchísima más energía, necesitan ventilaciones muy fuertes para disipar el calor, son ruidosos; pero, al mismo tiempo, son los más potentes y los únicos que, a día de hoy, pueden ejecutar los algoritmos de hash, entre ellos el SHA-256 y Scrypt. Estos algoritmos demandan tasas de hash imposibles de alcanzar por una GPU.

A ningún minero se le ocurriría montar un ASIC en casa, porque el ruido y el calor harían inviable la experiencia. Hoy, grandes compañías controlan importantes cantidades de mineros ASIC, ubicados en centros de datos, por lo general localizados en países muy fríos (como Islandia, por ejemplo), aunque estas empresas también buscan jurisdicciones donde el precio de la electricidad sea muy barato, como Venezuela.

Uno de los servicios más actuales es la minería en la nube y está muy vinculado con la minería ASIC. Esta consiste en que el usuario que quiere minar criptomonedas contrata potencia de hash a empresas mineras especializadas, durante un período de tiempo. De esta forma, el usuario se ahorra el dinero en la compra, montaje y configuración de equipos; además, tampoco tiene que pagar enormes facturas por el consumo eléctrico. Tres de los proveedores más prestigiosos de minería en la nube son HashFlare, Nice Hash y Genesis Mining.

Otras dos modalidades de minería están centradas no en la tipología de los hardware, sino en la manera en que se agrupan los mineros.

La minería en solitario, tanto con GPU o ASIC, consiste en que el minero pone a trabajar a su equipo y demora mucho en encontrar un bloque, porque por muy potente que sea su hardware, siempre habrá un minero con mejores prestaciones técnicas. Mientras, la minería en pool es cuando se une un grupo de mineros y cada uno aporta a los bloques de minería. Las recompensas económicas lógicamente tienen que repartirse en correspondencia con la potencia minera aportada por cada uno.

Existen pools de minería para las principales criptomonedas a día de hoy. Por ejemplo, el Bitcoin es el que cuenta con un mayor número de pools, entre los que sobresalen AntPool, BTC.TOP, BTC.com, Bixin y BTCC Pool. Mientras, para Ethereum las más empleadas son F2pool y Dwarfpool.

¿Qué equipamiento se necesita para minar criptomonedas?

En la medida en que se ha desarrollado el ecosistema, la mayoría de las criptomonedas han aumentado notablemente su dificultad para ser minadas, como sucede con Bitcoin. Por tanto,  los procesos y equipos para la minería también se han transformado y ahora existen máquinas más potentes, así como otras alternativas para completar el proceso, como los servicios de minería en la nube.

La elección del hardware especial es clave en el proceso de minería. Existen tres tipos: los chips ASIC (por mucho los mejores, pero también los más caros), las GPU (unidad gráfica de procesamiento, es decir, las tarjetas gráficas que tienen una elevada potencia minera y, por tanto, logran resolver de manera rápida los problemas matemáticos) y las CPU (unidades centrales de procesamiento de los computadores, que son las menos potentes, por lo que casi no se utilizan en la actualidad en la minería).

Al elegir un hardware se toma en cuenta qué tipo de criptomoneda será minada. Por ejemplo, para la mayoría de las criptodivisas los mineros suelen emplear GPU; sin embargo, a pocos se les ocurriría minar Bitcoins con tarjetas gráficas, ya que estas no pueden trabajar con el algoritmo SHA-256, así que es indispensable acudir a los chips ASIC.

En el caso de las GPU, las más completas para minar criptomonedas son las producidas por las dos grandes empresas que controlan el mercado de las tarjeta gráficas: Nvidia y Radeon. Entre las Nvidia resaltan la GeForce GTX 1070, que tiene una tasa de hash de 30 Megahashes por segundo (MH/S). Aquí es importante conocer que la tasa de hash es una medida de potencia de cálculo utilizada para resolver un bloque, mientras mayor sea, mejor. Otra GPU llamativa es la GTX 1080 Ti con 35 MH/S. Mientras, de Radeon resaltan la RX 580, con 26,7 MH/S, la HD 7990, con 14 MH/S y la RX 480, con 29 MH/S.

Los chips ASIC son muchísimo más potentes, consumen más energía y también tienen un precio muy superior a las GPU. Entre los ASIC más potentes en la actualidad están el FusionSilicon X1  que tiene una tasa de hash de 12.96 Gh/s, consume 1100W y es capaz de generar, al día,  $ 29,65 de Monacoin. Otro muy poderoso es el Obelisk SC1 Immersion, que tiene una tasa de hash más alta, 2.20 Th/s, su fuente es de 1600W y puede producir, diariamente, $22,65 de la criptomoneda Sia; mientras, el Innosilicon A9++ ZMaster cuenta con una tasa de hash de 140.00 kh/s, una fuente de 1550W y genera al día $14,64 de la criptodivisa  Pirate.

En los próximos meses llegará al mercado una nueva generación de chips ASIC, mucho más potentes y con precios cercanos a los 20 000 Euros. Por ejemplo, en octubre saldrá a la venta el  Obelisk GRN1 Immersion, con una asombrosa tasa de hash de 840.00 h/s, una fuente de 4400W y que podrá generar ingresos diarios de $832.12 de la criptomoneda Grin-CT31. Para los que prefieren minar bitcoins, en septiembre saldrá a la venta el MicroBT Whatsminer M20S, con una tasa de hash de 70.00 Th/s, 3360W de poder, capaz de decodificar el algoritmo  SHA-256 y generar $11,80 de Bitcoin al día.  

Los chips ASIC pueden adquirirse en tiendas como Miners.nl, Sestercer, MiningWholesale y Coing Mining Central.

¿Cuáles criptomonedas son más rentables para minar?

A la hora de seleccionar cuál criptomoneda es más rentable minar es pertinente analizar al menos dos aspectos: la valoración en el mercado de esa criptodivisa y la dificultad en su minado.

A día de hoy, el Bitcoin sigue siendo la criptomoneda más cotizada (su cambio por el dólar estadounidense ronda los 7600); sin embargo, su minería no es rentable a corto plazo, ya que es imprescindible utilizar minería ASIC, con los más modernos chips, que son extremadamente costosos.

Otra de las criptodivisas más utilizadas en la actualidad, el Ethereum (su cambio por el dólar estadounidense ronda los 240) demanda una menor inversión, por lo que cada vez atrae a más mineros.  

Zcash es una criptomoneda muy atractiva, porque puede ser minada sin necesidad de realizar una inversión tan elevada. Esta criptomoneda emplea el algoritmo de equihash y no es necesario recurrir a los ASIC, ya que con GPU es posible extraerla, por lo que puede ser rentable a mediano plazo para los mineros con menos recursos. Su cotización en el mercado ronda los 75 dólares estadounidenses.

Monero es una criptomoneda con mucho potencial, que se cambia a aproximadamente poco más de 80 dólares estadounidenses en el mercado. Es rentable, porque utiliza un algoritmo, CryptoNote, que todavía puede ser minado con GPU e, incluso, con un CPU.

 ¿Cómo calcular la rentabilidad de la minería con un hardware propio?

Para aquellos que buscan rentabilidad mediante la minería de criptomonedas utilizando GPU es imprescindible tener en cuenta varios elementos. El primer paso es seleccionar qué criptodivisa se quiere minar, teniendo en cuenta el presupuesto con el que cuenta la persona. Es muy recomendable olvidarse del Bitcoin, ya que a día de hoy un minero, ni con la GPU más novedosa, podrá minar un bloque de esta criptomoneda. Como ya explicamos anteriormente, solo a través de los equipos ASIC es posible trabajar con bitcoins.

En el caso de la GPU hay que analizar el tema de la energía, a partir de la fuente de poder que necesita para trabajar. El minero tendrá que valorar cuál es costo de la energía eléctrica consumida durante el proceso de minería. Si los costos de la GPU, el mantenimiento del equipo y de la electricidad superan a los retornos que se obtienen con la minería, evidentemente la inversión no funcionó.

En el caso de la minería en la nube, la persona tendrá que ser muy cuidadosa para identificar si vale la pena realizar la inversión. Por lo general las empresas que ofrecen este servicio exigen un contrato donde aparezca el costo inicial por una determinada cantidad de potencia alquilada y una tarifa diaria de mantenimiento. Aquí no habría que preocuparse por el costo de la electricidad, ya que este lo asume la empresa minera.

Por ejemplo, en el caso de la empresa Hashing24 esta pide un desembolso inicial de 1245 USD, a cambio de ofrecer 5000 GH/s; además, su tarifa de mantenimiento diaria es de 0,33 USD por GH/s. La persona tendrá que recurrir a una calculadora de minería (más adelante en el artículo se explican qué son y cuáles ventajas ofrecen) para conocer, mediante datos actualizados, la dificultad, la recompensa por un bloque y el valor de la criptomoneda en el mercado en ese momento.

La calculadora le devolverá el tiempo aproximado en que podrá recuperar su inversión y comenzar a generar ganancias.

¿Qué son las calculadoras de rentabilidad de minería?

Las calculadoras de rentabilidad de minería de criptomonedas son una herramienta muy útil para identificar las criptodivisas que mejor rendimiento económico están ofreciendo en el momento, así como el hardware necesario para la minería. Estas calculadoras solicitan, por ejemplo, la tasa hash del equipo con el que trabajamos (puede ser GPU o ASIC), el consumo eléctrico del hardware, el costo de la electricidad en el país donde viva el minero y la comisión del pool de minería. Con estos datos, la calculadora estima cuánto puede ganar el minero en un día, semana y hasta en un año.

Algunas calculadoras incluso permiten que el usuario coloque el costo de su hardware para identificar el momento del retorno de la inversión.

Las mejores calculadoras de rentabilidad de minería de criptomonedas

El total de calculadoras de rentabilidad de criptomonedas es amplísimo, aunque estas cinco sobresalen por encima del resto y son las más utilizadas en la actualidad.

1. WhatToMine

Esta calculadora es la más utilizada en el mundo. El sitio ofrece información muy actualizada sobre cuál es la criptomoneda más rentable del mercado y el equipo necesario para realizar procesos de minería. En el sitio, el usuario puede colocar el tipo de hardware (GPU o ASIC), una tasa de hash preestablecida, el costo de la electricidad en su país y las casas de cambio, para obtener una lista de las criptomonedas más rentables de acuerdo con los datos que él introdujo.

2. CryptoCompare

La calculadora de CryptoCompare permite ingresar el poder de hash, consumo eléctrico, coste eléctrico y la comisión del pool de minería. Con estos datos es capaz de generar un estimado de la ganancia diaria, semanal, mensual y anual.

Esta calculadora permite calcular las ganancias de Bitcoin, Ethereum, Ethereum Classic, Monero, Zcash, Pascal Dash y Decred.

3. Coin Calculators

Esta otra web, especializada en el cálculo de rentabilidad de minería de criptomonedas, ofrece una lista con los hardware más potentes disponibles en el mercado. Esta información puede ser muy útil a la hora de realizar la compra de un ASIC o GPU.

4. CoinWarz

CoinWarz muestra gráficas de rentabilidad de las criptomonedas y permite ordenar las criptodivisas de acuerdo con varias categorías, entre ellas la de ganancia diaria.

5. ASIC Miner Value

Este sitio web  calcula el ingreso diario de cada hardware y esto lo diferencia de las otras calculadoras. Con esta información el usuario tiene la posibilidad de estimar cuánto tiempo demorará el pago de su equipo.

¿Necesita una consulta?
Reserve

Advertencias de riesgo
Los puntos de vistas y opiniones expresadas son opiniones de Crypto Currency 10 y están sujetas a cambios según el mercado y otras condiciones. Las informaciones proporcionadas no constituyen un consejo de inversión y no se debe confiar en ella como tal. Todos los materiales se han obtenido de fuentes que se consideran confiables, pero su precisión no es garantizada. No existe representación o garantía en cuanto a la exactitud actual ni la responsabilidad por las decisiones basadas en dicha información.
Los cambios en las tasas de intercambio pueden tener un efecto adverso en el valor, precio o sobre la rentabilidad de una inversión.
Los resultados obtenidos en el pasado no garantizan el rendimiento futuro y el valor de tales inversiones y sus estrategias pueden disminuir o aumentar.

Consultas_240x240_es

OBD_240x300_es

Cryptocurrency10.com
Avenida Samuel Lewis, Torre Omega, suite 5D.
Panamá.

General: [email protected]
Clientes: [email protected]
Soporte: [email protected]

Teléfonos
Italia: +39 (06) 99335786
España: +34 (93) 1845787
Panamá: +507 8327893
Panamá: +507 8339512
Estados Unidos: +1 (305) 3402627

Urgencias:
+507 8339512

Servicio al cliente desde
15:00 - 18:00 (Español, inglés e italiano)